Disfrazarse para vivir otras vidas

Disfrazarse para vivir otras vidas

¿Quién dijo que el hábito no hace al monje? Creo que estaba equivocado. Prueba a disfrazarte de algo que siempre te ha divertido, de ese personaje o alias que provoca en tí una gran curiosidad, métete en su piel, siéntete como se sentiría él, en su época, trata de imitar sus movimientos, sus gestos, detrás de la seguridad que te propicia el anonimato, seguro que podrás desinhibirte todo el tiempo que te sientas como ese personaje. Ese es uno de los atractivos del disfraz, el mismo que pueden sentir los actores al tomar las riendas de su personaje, dejan atrás su propio ser, su alma, y se convierten en ese otro yo al que dan vida. Todo un reto. Toda una experiencia. Pruébalo si todavía no lo has hecho, lo vas a repetir.
ver más