Calor y terrazas para el 2016

beer-1063779_640

Si bien el hecho de que estemos pasando un invierno demasiado cálido puede ser sinónimo para algunos sectores como el turismo de esquí y demás  negocios relacionados con el frío, es posible que sea una ventaja para los establecimientos hoteleros españoles puesto que nos vemos en la tentación de mantener nuestras típicas terrazas de verano durante todo el año y eso es muy bueno para el negocio.

Uno de mis restaurantes de tapas, en pleno centro de Barcelona, no contaba con terraza hasta hace un par de semanas porque se encuentra en una zona de negocios muy concurrida por ejecutivos que necesitan menús y desayunos rápidos, no una terraza donde pasar el rato, sin embargo, tras comprobar que este año será muy caluroso, me he lanzado a lo loco y he instalado unos buenos toldos de toldosclot que es la empresa a la que siempre recurro tanto por precio como calidad y profesionalidad, adquirí nuevo mobiliario  para la terraza y pagué mis impuestos en el ayuntamiento así que digamos que he hecho una inversión más que notoria este último mes para que funcione. Más me vale que funcione.

Y es que he visto tantas noticias la respecto que creo que si no aprovecho ahora la oportunidad no lo haré nunca. Dicen que en el 2016 hará más calor que este pasado 2015 y eso que ya fue bastante horroroso un par de semanas. Se convertiría, de cumplirse el pronóstico, en el año más caluroso de la historia desde que se tiene registros. Impresionante. Creo que vamos a morir asfixiados.

Y el caso es que es todo un poco contradictorio porque mientras que el calentamiento global y el niño favorecen estas altísimas temperaturas en nuestra península, esas mismas condiciones favorecerán veranos en Europa más frescos y secos durante la próxima década. Pero yo esto no os lo puedo explicar porque hablamos de ciencia y yo de ciencia sé más bien poco, yo sólo sé de restauración.

Sin embargo, por curiosidad, sí que he investigado un poco y he descubierto algunas cosas muy curiosas. Por ejemplo, algo muy negativo es que se preveen menos precipitaciones en el sur, que si ya eran pocas imaginaos ahora, y aumento de incendios forestales, para rematar la faena.

Según El Mundo 2016 será el año más caliente y aseguran que el aumento de las temperaturas que se viene produciendo de unos años a esta parte pronostican un cambio climático global y desastroso. Vamos que todo son buenas noticias.

¿Sabéis el miedo que tengo? Que esa subida de temperaturas sea tan drástica que más que terrazas y toldos tengamos que poner aire acondicionado a punta pala en los locales porque sea imposible tomarse una cerveza en pleno agosto a temperatura de calle. Si esto llega a pasar puede ser una catástrofe para el sector de la restauración porque se reduciría el uso de la terraza a la caída del sol y la noche lo que bajaría muchísimo nuestros beneficios porque veríamos el momento de la cervecita fresquita reducido a unas horas muy concretas del día. Así que, después de todo, no sé cómo de bueno o malo puede ser este año.

Deja un comentario