Catering a medida

catering a medidaSon muchos los tipos de celebraciones que pueden requerir de los servicios de un catering. A priori, las bodas o los eventos empresariales son los primeros que se pasan por la mente, pero también son muy adecuados para otro tipo de celebraciones como cumpleaños, bautizos, comuniones, confirmaciones o un sencillo evento en casa al que queremos dar cierto toque de distinción o para el que necesitamos despreocuparnos de la comida y su servicio. Sin embargo, para cada una de ellas el catering adecuado es diferente, no solo por la posible variedad de comensales, sino simplemente porque en cada tipo de celebración las personas esperan una clase de comida. Por ello, un catering de eventos no tiene nada que ver con un catering para una boda.

Un catering diferente para cada celebración

Cada empresa tiene ya establecido un tipo de catering adecuado para cada evento. Evidentemente, son una referencia que se puede modificar y adaptar en función de gustos o necesidades específicas.

Las clases de catering más comunes son las siguientes:

Desayuno de trabajo. Puede servirse un desayuno continental, americano. La duración ronda entre la media hora y la hora.

– El denominado “coffee break”, que coincide con un parón a media mañana. Se sirven tés, zumos o café para beber y, para comer, bocados dulces y/o salados. Su duración se estima en aproximadamente unos 15 o 30 minutos.

– El “brunch”, que consiste en juntar el desayuno con la comida. Se suele celebrar a una hora en la que es demasiado tarde para desayunar y algo pronto para comer. La duración se establece entre una hora y una hora y media.

– El cóctel, que se suele celebrar entre las 11 y las 13 horas por la mañana y entre las 19 y 21 horas por la tarde. Se sirve comida salada y dulce.

– El banquete o recepción. Su duración es muy variable, porque puede incluir la comida y la cena, con una larga sobremesa u otras actividades en el intermedio.

– El vino de honor o vernissage, más formales. En el primero se sirven vinos y dos bocados por persona. En el segundo se añade a los vinos el champagne y el cava.

Servicios que se esperan de una empresa de catering

Además de los tipos y cantidades de comida, también hay que tener en cuenta otros aspectos de gran importancia en relación a la empresa de catering con la que se contrata el servicio.

Es muy importante contar con la cantidad adecuada de camareros en proporción a la cantidad de comensales que estarán presentes. Acertar con esta proporción depende de cada tipo de evento. Si es una comida en la que se tienen que servir los clásicos tres platos (primero, segundo y postre), es muy probable que se precise un camarero por cada diez personas, aproximadamente.  En otro tipo de acontecimientos en los que se trata más de hablar con otras personas o cerrar negocios, la comida se puede dejar en una o varias mesas, dejando así a los participantes del acontecimiento servirse cuando y lo que les apetezca. En este último caso, la cantidad de camareros no es tan relevante, a menos que prefiramos sean estos los que, en un servicio de pie, se aborde a los invitados con bandejas para abastecer a los presentes. El servicio de catering que contratemos podrá asesorarnos respecto a qué modalidad sería la más adecuada según nuestros deseos. 

Otro servicio que se puede esperar de una buena empresa de catering es la atención y la adecuada planificación de todo el acto. Es decir, que haya una coordinación perfecta entre plato y plato, que la comida este en su punto de temperatura o que la bebida sea suficiente.

También se podría añadir un servicio adicional que contemplara la posibilidad de colocar una carpa, si el evento se realiza al aire libre, para resguardarse del calor en el caso de servirse un catering en Alicante en verano o para esquivar el frío en el caso de una celebración durante los meses invernales. Los buenos servicios de catering se encargan también del mobiliario, la decoración y otros servicios que podamos necesitar: música, animación…

Deja un comentario