Alimentos de verano

Alimentos de verano

Si eres de los que odias el invierno con todas tus fuerzas. Además de unirte a mí, éste es su artículo. Voy a aprovechar para desahogarme y encontrar en estas líneas mi particular oasis hasta que llegue junio, hablando de cosillas de verano, así la espera se me hará más llevadera. Y es que aunque todavía estamos a febrero, ya miro al futuro y solo quiero ver luz, sol y piscinas. Sobre todo esto último, porque mi marido me ha prometido que este verano ponemos por fin piscina en mi chalé. Cuento las horas para poder llamar a la empresa Piscinas DTP y por fin disfrutar de ella. Hoy empezamos con alimentos perfectos para el tiempo estival.

Ya me estoy viendo en ella, disfrutando de una de las mejores piscinas de poliéster del mercado. Y es que verano además de sol, es sinónimo de buena fruta, hortalizas y verduras. Os voy a contar las que más me gustan.

  • Sandía: La fruta por excelencia de esta temporada, y seguramente la más refrescante. No sólo es una gran fuente de agua (92% de su composición), sino que además tiene un alto contenido de vitaminas C y A y apenas entre 50 y 60 calorías por ración.
  • Melón: Si no te gusta la sandía, ya sabes que tienes su opuesto en el melón. Otra fruta refrescante, con casi un 90% de agua. Es la 4ª fruta más consumida del país, depurativa, genera una sensación de saciedad, con antioxidantes y rica en vitamina A. La verdad es que es una gozada ponerme en mi piscina y comer melón mientras tomo el sol.
  • Arándano Rojo: Hay varios estudios que dicen que los arándonos rojos son una gran solución para prevenir la cistitis, una enfermedad que las mujeres padecemos mucho en verano. Esto se debe a que tienen un alto contenido de proantocianidinas (PACs).
  • Tomate: Uno de los mejores alimentos para proteger tu salud, además es ideal para prevenir las enfermedades cardiovasculares y para retrasar el envejecimiento celular. Además, tiene caroteniudes, pigmentos orgánicos que ayudan a proteger tus ojos del sol, que en verano les tenemos demasiado expuestos.
  • Ciruela: Si no eres de los que te guste tirarte horas y horas en la piscina ante el sol, prueba con las ciruelas. Están compuestas por carotenoides, por lo que podrás tomar color de manera saludable. Asimismo, su alto contenido de hidroxizantinas te ayuda a prevenir el estreñimiento, otro mal que en verano se suele tener mucho debido a los cambios de hábitos.
  • Pepino: A mí no me gusta mucho, sobre todo por lo que repite, pero el pepino es una verdura sumamente liviana y sin casi calorías (16 calorías por cada 100 gramos) es clave para mantenerte hidratado con el calor. Además es una manera ideal de eliminar toxinas y reponer las vitaminas que pierdes con el calor.  Si no te gusta en rodajas, te recomiendo que pruebes con algún tipo de zumo o crema, seguro que te entra mejor.

Como puedes comprobar, en verano se puede comer muy sano y ligero. Todos estos productos los tengo ya marcados en mi agenda, Lo que todavía no sé, es el modelo de piscina que voy a elegir. Si quieres echarme una mano, entra en el catálogo de piscinas prefabricadas, y dime cuál me prefieres. Prometo tenerlo en cuenta. Así pues, gracias por leerme y yo sigo con mi particular cuenta atrás, porque te aseguro que el invierno no me gusta nada de nada.

Deja un comentario