Catering de altura para mi empresa

Tenemos una empresa de scouting y representación de jugadores. Siempre fuimos unos enamorados del fútbol y llegado el momento dimos el salto tras una experiencia en varios equipos del fútbol modesto.

Al final dicen que la unión hace la fuerza y eso hicimos, juntarnos 4 locos del fútbol y dividirnos el país en cuatro zonas. Durante los fines de semana y siempre que podemos intentamos ver muchos partidos.  Combinar a veces el descubrimiento de nuevas joyas con el seguimiento de nuestros propios representados no es fácil.

Lo qué si estamos haciendo, es seleccionar buenos especialistas para que se encarguen de seguir los partidos de jóvenes promesas cuando nos es imposible y realizar informes pormenorizados de ellos. Mentiría si dijera que en nuestros comienzos marchó todo de color de rosa. El principio siempre es duro, ya que, contactos a parte no eres conocido y debes ganarte la confianza del profesional o los chicos.

Una vez fuimos pateando los campos y sacando resultados, comenzaron a llegar los descubrimientos que en dos casos han terminado 3 años después jugando en primera división. Estamos muy orgullosos, porque en cierta forma los ves crecer. Niños que llegan a ti con 17 años y que con 20 ya juegan en los campos más grandes de España.

Hay que tener muy buen ojo y una vez que las estrecheces se acabaron, queríamos dar un paso más y elegir una bonita sede y celebrarlo. Al final pudimos contar con una buena sede en Madrid, que no estaba muy lejana de la sede de la LFP.

Una buena empresa de catering para dar la guinda al evento

Para la celebración del evento de inauguración de nuestra sede física, contamos con la ayuda de una empresa de catering, la Frolita, que nos recomendó un antiguo cliente de cuando trabajaba en seguros. La verdad es que cuando fuimos a visitarles nos sorprendió para bien la calidad de las instalaciones y los sabrosos que estaban sus platos.

Nos dijeron que podían hacer un menú impresionante para el catering y escuchamos sus propuestas. Confiamos en ellos por su buen hacer, se les veía apasionados por su trabajo y esa es una de las claves de todo trabajo que se realice de forma profesional.

Los días antes de la inauguración se hicieron largos y estresantes. Se juntó la carga de trabajo con los lógicos nervios de quien tiene ganas de que salga todo bien y no se produzcan fallos.

El día llegó y la verdad que tuvimos una celebración por todo lo alto. Hubo muchas sorpresas y algunos ex jugadores que fueron internacionales llegaron para el deleite de los invitados. Nos gustó mucho las caras de sorpresa de algunos de nuestros conocidos.

En cuanto al catering estuvo todo a pedir de boca. Platos ricos y magistralmente cocinados Al final se nota la diferencia y lo mejor es confiar en una marca especializada en el ramo. Con ellos sabes que tienen un saber estar que hace que pueda uno estar tranquilo centrado en la propia celebración. Esto fue lo que hicimos y todo el mundo nos habló maravillas del catering que hubo.

Como le dije a uno de los que llevan la Frolita. Si haces un buen trabajo, el boca a boca es lo que en mucho sectores te lleva al éxito. Les prometí que si todo iba bien no haría otra cosa que recomendarles y así ha sido.

Ahora que ya todo es una balsa de aceite y es público que los asistentes terminaron contentos, el tema del catering me tuvo en vilo. He ido a muchas bodas y un buen tanto por ciento ha tenido un catering espantoso, así que mi miedo es que se repitiese el tema.

La verdad que muchas veces uno va a los catering podríamos decir que vendado, porque dependes de muchas cosas para que todo salga bien Afortunadamente podemos decir que todo estuvo muy rico.

Como complemento a todo esto, pudimos hacer algunos interesantes contactos con los equipos madrileños de base. Algunos equipos tienen verdaderas joyitas en época juvenil, época en la cual se intuyen ya cosas y podemos ir apreciando esos detalles que diferencian a un jugador bueno de barrio de alguien que realmente se va a poder ganar la vida jugado al fútbol. Así que espero que lo tengáis claro,  ¡con el catering siempre profesionales!