La pizarra, un elemento clave en la nueva cocina

Alguna vez os habéis planteado qué pueden tener en común el mundo de la decoración, el de la pizarra y el de la alta cocina. A estos tres sectores empresariales tan dispares los une la manera tan bella de presentar un producto, dicho de otro modo, la alta cocina se presenta en la mesa en unos platos o bandejas especialmente diseñados con una materia prima como es la pizarra.  Así, este se convierte en un material muy utilizado y valorado desde tiempos inmemorables en el mundo de la construcción como cubierta para los edificios, según nos demuestra la empresa Pizarras y Derivados, pionera en la extracción y comercialización de este producto a través de tres generaciones, y ha pasado a tener también un nuevo abanico de usos y una salida profesional en el mundo actual de la alta cocina.

Ya nadie duda que la vista, junto con el gusto y el olfato, es uno de los sentidos esenciales en la cocina. La comida nos entra primeramente por él y en ello la preparación y presentación de un plato tiene mucho que ver. En España, actualmente, está muy de moda todo lo relacionado con la cocina, quizás los famosos programas de televisión que tanta audiencia tienen tengan algo que ver, pero lo que sí está claro es que hoy todos conocemos el significado de palabras como emplatar, que a fin de cuentas no es otra cosa que presentar la comida en la mesa de una manera agradable, cuidando su armonía, y para ello la pizarra es un material perfecto para este cometido, pues sus ventajas son varias.

Cuáles son las ventajas de emplatar con pizarra

– Su color. El color de la pizarra es normalmente es negro, si bien puede variar su tonalidad según los componentes minerales que la constituyan, pudiendo ir desde el negro azulado al gris, verde, rojizo, y su tono puede ser mate o brillante. Como decíamos al principio, es algo nuevo, distinto, rompedor. Estábamos acostumbrados a que nuestras vajillas fuesen siempre totalmente blancas, o con unos pequeños dibujos de flores o incluso con un filo dorado, pero siempre con el fondo blanco.  El color negro hace que muchos de los ingredientes que se utilizan en la cocina destaquen por su contraste de color, como pueden ser las patatas, la pasta, el pescado, el  tomate, etc., y así presentar una tabla de quesos sobre una bandeja de pizarra es un acierto pleno.

– Su línea. En la vajilla tradicional, los platos siempre son de formas redondas, al igual que las fuentes. Estas, como mucho, tenían una variedad en la que eran ovaladas. Las bandejas y platos de pizarra son sin embargo rectangulares, con esquinas angulosas, sencillas, de líneas rectas, en diversos tamaños.     

– Su textura. La pizarra es una roca, su principal característica es su división en finas láminas, lo cual facilita su utilización como bandejas. Y además es impermeable.

– Son artesanales. Dado que la pizarra es un producto natural, no existen dos platos o bandejas exactamente iguales, siendo cada pieza única, lo que da un toque de distinción a cualquier menú que se sirve por este tipo de menaje.

En caso de que te guste este tipo de material para la decoración de la mesa de tu propia vivienda y desees quedar como un perfecto anfitrión, puedes utilizar un mantel blanco para destacar todavía más el intenso color de la pizarra.