Marchando un café.

Mi amigo me recomendó este catering en Ourense, para una fiesta que tengo que organizar allí con la familia y me pregunté si también servirían cafés, vaya ideas tengo ¿eh? Bueno, antes de cambiar de tema deciros, para los curiosos, que la fiesta me salió de lujo y que el catering fue espectacular así que ahora también lo recomiendo yo.

Suena el despertador, y muchos, lo primero que hacemos es ir a por nuestra primera taza de café de la mañana. Y digo taza, pero mucha gente, al igual que yo, nos tomamos un buen tazón de café, cargadito para empezar el día con las pilas bien cargadas. Tomarse el café después de comer es un hábito que se lo estoy viendo hacer cada vez a más gente, porque sienta bien, porque apetece. A media tarde, también hay muchas personas que se toman otro para merendar, o a media mañana en el trabajo… lo que nos hace una ingesta diaria de 3-4 tazas… y luego cuando le contamos a alguien las tazas que llevamos dice:

– ¿pero qué dices?, ¡con lo malo que es el café!.

Y aquí es cuando ya nos empezamos a preocupar, por si estamos haciendo algo realmente malo para nuestra salud, pero ¿qué hay de verdad en lo malo que puede llegar a ser el café?. Hay mucha gente que es adicta al café, que lo necesita porque sí, o para despejarse, o porque esta rico, los motivos son muchos. Hoy en día se está poniendo de moda sitios en los que ofrecen una cantidad variada de cafés, de diferentes orígenes del mundo, y con diferentes toques de sabor para nuestro paladar.

Recientemente he estado en un establecimiento, dedicado exclusivamente al café y a los tés, en los que pude ver la carta, y es que había páginas y páginas para elegir qué tipo de café ( o té) me gustaría probar en ese momento. Había café acompañado de galletas, con nata y chocolate, con un toque de vainilla, aromatizado con naranja, con sabor a canela… es que así me pasó, tan adicta al sabor del café que soy, que no sabía ni cuál elegir. Al final he optado por ir de vez en cuando allí e ir probando diferentes porque todos me resultan curiosos. Luego está también la presentación, cuando te ponen una buena taza de café, y ves que hay un dibujito en la espuma, o en la parte de arriba hecho con la leche o la nata… pues te gusta, para qué nos vamos a engañar. Aunque ese dibujo vaya a durar poco, puesto que en el primer sorbo se va a ir claro, pero da gusto esa presentación. Depende del movimiento con el que echen la nata o la leche, va saliendo una forma u otra. A veces se ayudan de una especie de plantillas, para crear otras formas más complejas. Sea como sea, es un placer siempre ver eso encima de tu mesa, listo para tomar.

Vamos a hablar de los beneficios del café: El que todos sabemos: nos mantiene despiertos ( aunque hay gente que le pasa como a mi, que a no ser que nos tomemos varios al día, esta función no la hace bien). Tenemos que tener cuidado porque si tomamos demasiado café puede provocarnos trastornos del sueño. También afecta a varios puntos del la función cerebral, nos hace estar con mejor ánimo, mejora la memoria…

Parece que no, parece que solo es una mezcla de café y agua, pero si tomamos una infusión de café, estamos añadiendo a nuestro organismo vitaminas B2 y B5, potasio, magnesio, entre otros nutrientes esenciales para nuestro cuerpo. El café nos ayuda a disminuir el riesgo de parecer diabetes y de sufrir enfermedades neurodegenerativas, infartos, y nos ayuda a frenar varios tipos de cáncer. Es una de las pocas sustancias naturales que nos ayuda a la quema de las grasas, pero no si somos muy adictos al café, los beneficios de esta bebida van disminuyendo cuanto más se tome al día.

La parte mala del café ( aunque muchos no queremos verla, la tiene también). Nos amarillenta los dientes, y este es un tema que preocupa mucho, puesto que físicamente no gusta a nadie tenerlos así. También acentúa las úlceras, acelera el ritmo cardíaco, aumenta el riesgo de aborto, por lo que si estás embarazada no es nada recomendable tomarlo.

Todo en su justa medida, no es malo. El café igual, hay que controlar lo que nos bebemos y cuándo.

 

cafe-bueno-o-malo-3

Deja un comentario