Nuevo restaurante en Barcelona al estilo italiano

Viajar siempre me hace descubrir rincones únicos del buen paladar, restaurantes gourmet que son la delicia de los comensales y que te muestran un abanico de nuevos sabores y de combinaciones deliciosas que jamás habrías pensado que podrían funcionar, y eso es exactamente lo que he descubierto en el restaurante del Mercer Barcelona, un hotel de lujo situado en el barrio gótico de la ciudad condal.

No soy una persona que suela inclinarse a visitar los restaurantes de los hoteles porque, en mi humilde opinión, generalmente es mucho mejor ser especialista de algo que sabelotodo generalista, es decir, que si eres un hotel de 5 estrellas es lógico que tu comida se buena, de lo contrario no tendrías la categoría que tienes, pero siempre será mejor la comida de un restaurante especializado que sólo se dedica a la restauración.

En un hotel, aunque haya un director en cada sección, los grandes empresarios, dueños y directivos del establecimiento hotelero, tienen que pensar en servicios e instalaciones varias que suelen incluir personal de todo tipo, desde limpieza hasta cocina pasando por mantenimiento o administrativos, y el cuidado de sus inmensas instalaciones, como la piscina, el spa, la recepción, los ascensores, las habitaciones, las diferentes salas, etc. Esto provoca que, aunque se quiera tener todo perfecto, al final lo que se consiga sea una media aceptable. Es decir, que en lugar de tener un restaurante de 10, tienes un restaurante, un spa, unas suites, una piscina y una recepción de 9,5.

Sin embargo, Kresios, el restaurante del hotel Mercer Barcelona, dirigido por el chef Giuseppe lannoti de Benevento es todo un espacio digno de los mejores y más exquisitos paladares. El chef, que cuenta con una estrella Michelín, es el propietario de un restaurante con el mismo nombre en Italia y nos trae la magnificencia de su pasta, carnes, pescados y demás platos hasta nuestra Barcelona.

En este restaurante se sirven desde desayunos hasta cenas y todo verdaderamente exquisito.

Y es que, si bien es verdad que en Italia el plato típico es la pasta, hay que matizar que no tiene nada que ver con la pasta a la que estamos acostumbrados en España, y más viniendo de un chef como Giuseppe. Los platos típicos de Italia brillan por su sabor y su mezcla de texturas.

shutterstock_217294291reducida

Platos Típicos

  • Antipasto (antes del plato principal), se trata de un entrante. Suelen servirse fríos, aunque también hay calientes. Se trata de un pequeño aperitivo cuyo objetivo es abrir el apetito de los comensales. Algunos de los principales antipasti son
    • Panzerotti: Mezcla de harina de trigo y levadura de cerveza con grasa de cerdo. Similar a las empanadillas españolas. Masa rellena de salsa de tomate natural y queso mozzarella.
    • Ensalada Caprese. Algo ligerito para ir abriendo estómago, fresco para el verano y delicioso en invierno.
    • Carne o pescado cortado en finísimas lonchas aderezadas con diferentes ingredientes como quero, cebolla, albahaca y aceite de oliva.
  • Pasta. El pilar básico de la cocina italiana. Suelen servirse como primer plato en los meníus, il primo, antes de l´antipasto.
    • Lasaña. Láminas de pasta en forma cuadrada rellenas, cual milhoja, de carne picada, tomate, verduras, pescado… todo depende de los gustos del chef y del comensal.
    • Láminas enrolladas cual tubo y rellenos de diferentes ingredientes.
    • Pasta rellena, como los famosos tortellini o pansotti.
    • Tallarines enrollados que al cocerse se sueltan dejando un plato de pasta de forma aplanada. Se aderezan con la típica salsa boloñesa o carbonada, o pesto…
    • Spahetti, macarrone…
  • Risotto, típico en casi todas las regiones italianas.
    • Risotto a la milanese, al radicchio, ai funghi, alla zucca, alle zucchine, alla salsiccia, agli spniaci y un largo etcétera.
  • Sopas. Ideales para entrar en calor.
    • Minestrone, pasta fagioli..
  • Pizzas. En todas sus variedades y con todos sus complementos. Sin duda el plato más popular en Italia y gran parte del mundo. Sus sabores son tantos como ideas pueda tener el cocinero a la hora de ponerles salsa e ingredientes. Su base, casi siempre de queso, deja un sabor especial en el paladar que crea adicción.
  • Focaccia. Similar a la pizza pero con masa de pan para la base.
  • Calzone. Pizza original de Nápoles cerrada cual empanadilla.
  • Carnes. Ossobucco, un plato tradicional de Milán que ha ido adquieriendo fama desde principios de siglo XX. Delicioso.
    • Bistecca a la florentina, bollito misto alla Piemontese, Piccata, etc.
  • Postres y Dulces como el Amaretti (amargo). Galletas con pasta de almendras dulces y amargas con azúcar.
  • Babà. Un dulce tipo brioche hecho con masa enriquecida con hueco y mantequilla.
  • Canestrelli, Cannoli, Cantuccini, Castellate…

Si probáis todo engordaréis notablemente pero si tenéis oportunidad probad todo lo que podáis.