Para Navidad, Lechazo

Para Navidad, Lechazo

Si bien es verdad que en España hay algunos platos más tradicionales de Navidad, la realidad es que en nuestro país cada familia tiene su costumbre. No somos como los estadounidenses que el día de Acción de Gracias todos compran un buen pavo y lo hacen al horno acompañándolo de muchas guarniciones.

También es verdad que en el tema pastas y dulces sí estamos más homogeneizados, y quizás también en el típico cocido del día de Navidad, pero al final no es algo que todos hagamos, y mucho menos en las cenas de nochebuena o nochevieja. Por eso yo, hoy, os traigo varias recetas de lo que pienso que es uno de los mejores platos tanto para cenas como para comidas navideñas, porque es sabroso, especial y encima no resulta pesado al estómago: lechazo.

Obviamente no es barato, pero si nos ponemos a analizar el dinero que se deja de media cada familia comprando gambas y otros mariscos, al final tampoco resulta tan caro. Ahora bien, nada de comprar lechazo de una gran superficie en la que no se sabe ni de dónde viene, yo os recomiendo este lechazo de Valladolid. Podemos comprar buenas piezas de cordero lechal pero no como el que Valladolid, es famoso y con razón.

Una vez que ya tenemos el ingrediente imprescindible, el resto ya dependerá de la receta en cuestión. Aquí os dejo algunas:

Lechazo Asado

Ingredientes: Lechazo, aceite de oliva, agua y sal

  1. Sala el cordero con sal fina y ponlo en una buena fuente de barro con la piel hacia abajo.
  2. Riega con aceite de oliva virgen extra todo el cordero y mételo al horno. Debes ponerlo a una temperatura de unos 170 grados, y por cada cuarto de cordero que metamos contaremos una hora de horneado.
  3. No te despistes y cada 15 minutos ve añadiendo agua para que nunca se quede seco.
  4. Pasado ese tiempo dale la vuelta al cordero y los bañamos con los jugos de la bandeja. Mételo de nuevo al horno y ponlo unos 15 o 20 minutos más, así se dorara la piel.
  5. Para comprobar que esté bien hecho, ve pinchando la carne.
  6. Sirve al momento, bien caliente. Estará perfecto.

Lechazo y patatas a la manarra by Carlos Arguiñano

Ingredientes: pan, 4 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra, perejil, patatas, guindilla de cayena, lechazo, 25gr de manteca de cerdo, vinagre, sal.

  1. Mete el cordero en un recipiente para horno con la piel hacia abajo y úntalo con manteca y sazónalo después. Luego agrega un poco de agua y hornéalo una hora con a unos 180 grados.
  2. Machaca los 4 dientes de ajo con un poco de perejil y una piza de sal, luego añade un poco de vinagre y aceite a la mezcla. Pasada esa hora de horneado, agrega el ajo con esta mezcla a la bandeja de horno bañando el cordero, luego añade agua y dale la vuelta poniendo el horno a 190 grados unos 45 minutos más.
  3. Mientras tanto lava las patatas y córtalas por la mitad, luego márcalas con un cuchillo superficialmente. Pon otros dos dientes de ajo con un poco de sal en el mortero, añade perejil, cayena y un poco de aceite. Pícalo todo, machacadito y unta una plaza de horno con la mitad de esta mezcla. Coloca encima las patatas, dejando la piel hacia arriba, y úntalas con el resto de la mezcla. Hornéalas a 190 grados durante 45 minutos.
  4. Luego sirve el lechazo, bien caliente, junto a una guarnición de patata.

Las Claves para que estas recetas salgan perfectas:

  1. Elige un buen lechazo (hacedme caso, lechazo de Valladolid). Sacrificado entre los 25 y 30 días de vida.
  2. Lava el cordero antes de asarlo. Hazlo en agua tibia, que es la que saca las asperezas de la piel, y límpiala bien.
  3. No dejes que, durante el horneado, el cordero toque el agua. Para ello, coloca algún soporte que eleve el cordero sobre el líquido en la bandeja.
  4. Da la vuelta al cordero cuando esté casi listo para que la piel se dore y salga crujiente.
  5. Controla siempre la temperatura, esto es muy importante, si te pasas o no llegas no saldrá bien.
  6. Elige bien los acompañamientos: ensalada sencilla, patatas, vino de la Ribera del Duero y como entrantes alguna croqueta y poco más.
  7. Para finalizar, antes de pasar al postre, el sorbete de limón te ayudará a cambiar sabores en el paladar.